En México comer con picante es algo de todos los días. La comida mexicana (habitualmente condimentada) no sabe igual si no se acompaña de una salsa picante, o en su defecto, de unos chilitos ‘para darle sabor’. Pero ¿qué tanto daño causa el chile a nuestro tracto digestivo?

¿Comer picante puede causar úlceras?

 

Dentro de la creencia popular, se piensa que el consumo frecuente alimentos picantes puede ser causante de las úlceras gástricas. Esto se debe a una sustancia contenida dentro de estos alimentos, llamada capsaicina. La capsaicina es una molécula que estimula las señales encargadas de la transmisión del dolor, específicamente a las que se asocian a dolores abrasivos y quemaduras (por eso produce esa sensación quemante).

Sin embargo, a pesar de que la sensación causada por el picante es sumamente molesta, y en cantidades abundantes el dolor puede llegar a ser intolerable, en realidad la exposición a la capsaicina proveniente del picante no genera daño físico, por lo tanto no es posible que comer chiles pueda causar una úlcera.

Y entonces… ¿quién es el culpable?

 

El  principal responsable es un microorganismo llamado Helicobacter pylori, una bacteria que suele encontrarse principalmente en el estómago, y cuya infección es la causante de la mayoría de las úlceras pépticas. Esto es porque para poder sobrevivir en el medio ácido, produce sustancias que erosionan la mucosa gástrica y eventualmente terminan lastimándola.

Otros de los factores que se ven involucrados de forma importante en la generación de úlceras son:

  • Antiinflamatorios no esteroideos (AINEs, tales como aspirina, diclofenaco, naproxeno, ibuprofeno, etcétera): Su uso desmedido puede disminuir la producción de moco, lo cual aumenta el riesgo de úlceras.
  • Tabaquismo, el cual se ha demostrado que aumenta al doble el riesgo de desarrollar una úlcera péptica, en comparación con personas no-fumadoras.

¿Y… por qué duele el estómago al comer chile?

 

Como se comentó antes, la capsaicina presente en los chiles estimula los receptores del dolor, y estos se encuentran repartidos en gran parte de las superficies del cuerpo, es por eso que al contacto con la piel y los ojos se puede llegar a tener una irritación muy intensa.

El tracto digestivo no es la excepción, de hecho, el consumo abundante de picante puede provocar dolor intenso y náuseas acompañadas de vómito que sí pueden llegar a lesionar gravemente el esófago.

De igual forma, dado que esta sustancia no llega a absorberse en su totalidad, los remanentes pueden incluso provocar dolor o irritación al ser evacuados, particularmente en personas que sufren de alteraciones ano-rectales, como hemorroides.

Entonces… ¿es seguro comer picante si tengo gastritis?

La capsaicina en dosis pequeñas puede tener un leve efecto protector dado que uno de sus efectos es la disminución parcial de la producción de ácido gástrico. Sin embargo, al ser un irritante, puede aumentar los síntomas de la gastritis o las úlceras, lo cual puede ser bastante doloroso y contraproducente.

Es importante saber moderarse y en caso de presentar síntomas o dolor, acudir con tu médico para recibir un tratamiento adecuado.

Recuerda que tu salud es lo más importante. Si tienes síntomas de gastritis o sospechas de una úlcera, agenda una cita y permite que cambiemos tu vida.